La creación es un período sostenido de bienaventuranza, aunque el tema todavía puede estar muy triste. Porque existe el triunfo de salir adelante y comprender que lo has hecho y que lo hiciste de la manera en que solo tú podías hacerlo. No lo hiciste de la forma en que alguien te dijo que lo hicieras.