Todos los movimientos partidistas se suman a la plenitud de nuestra comprensión de la sociedad en su conjunto. Nunca restan mérito o, en todo caso, no se debe permitir que lo hagan. La experiencia se suma a la experiencia.