Mozart interpretaría una contraparte con su mano izquierda mientras usaba la derecha para burlarse de ella. Era azul, oscuro, sombrío, y me hizo sentir algo. Fue entonces cuando me di cuenta de que la música estaba dentro de mí.