Lo que queremos en los estudiantes es creatividad y voluntad de fracasar. Siempre les digo a los estudiantes: ‘Si en algún momento nunca te has quedado despierto toda la noche hablando con tu nuevo novio sobre el significado de la vida en lugar de prepararte para el examen, entonces no eres realmente un intelectual’.