Cualquiera de mis zapatos que tenía, sabías que, noche tras noche, les di a mis compañeros y a mi afición todo lo que tenía.