Fue una gran experiencia para mí, los altibajos, porque me convertí en un hombre en Filadelfia.