Los estudios indican que centrar nuestra atención en otra persona, nos quita la mente de nuestros propios problemas. Nos mantenemos más saludables y, por lo tanto, vivimos más.