Es la filosofía liberal, no la conservadora, la que ve a los humanos como autómatas egoístas.