Estoy enojado por los gigantescos y descontrolados programas de prestaciones sociales de Washington, DC, que se suponía que iban a resolver nuestros problemas. La verdad obvia es que estos programas poco prácticos y políticamente motivados han dañado irreparablemente el tejido de nuestra sociedad y comunidad negras.