Nunca debemos olvidar por qué lo hemos hecho y por qué necesitamos nuestro ejército. Nuestras fuerzas armadas existen únicamente para garantizar que nuestra nación esté segura, para que todos y cada uno de nosotros podamos dormir profundamente por la noche, sabiendo que tenemos ‘guardianes en la puerta’.