Crecí en un hogar cristiano con padres increíbles.