Mi mamá es genial y me aseguro de rezar juntos antes de cada carrera. Ella me ayuda a poner todo en perspectiva y me recuerda la verdadera razón por la que corro.