La mayor tragedia que tuve fue la pérdida de mi hija por una enfermedad neuromuscular en 2000, a los 46 años.