Acompañado por un fotógrafo australiano llamado Nigel Brennan, había ido a Somalia a trabajar como periodista independiente, en un viaje que debía durar sólo diez días.