La ausencia borra a la gente. Realmente no tenemos amigos ausentes.