La gran diferencia entre los viajes no reside en los barcos, sino en la gente que conoces en ellos.