Los eventos predestinados requieren poca gestión. Se manejan a sí mismos. Se colocan en su lugar mientras dormimos, y de repente nos damos cuenta de que lo que tememos intentar ya se ha logrado.