Sobre todo, mi vuelo ha sido solo, pero la preparación no lo fue. Sin la ayuda y el aliento de mi esposo, no podría haber intentado lo que tengo. La nuestra ha sido una asociación satisfactoria y razonable, él con sus trabajos en solitario y yo con el mío. Pero siempre con trabajo y juego juntos, realizados bajo un satisfactorio sistema de doble control.