Para mí, la tragedia de toda esta sociedad obsesionada con la imagen es que las jóvenes quedan tan atrapadas en sus logros que se olvidan de darse cuenta de que tienen mucho más que ofrecer al mundo.