Francamente, nunca me he suscrito a estos adjetivos que me etiquetan como «icono», «superestrella», etc. Siempre me he considerado un actor que hace su trabajo lo mejor que puede.