Si representas una fantasía para las personas que van al cine, la toman y la siguen, por lo tanto, por el resto de sus vidas, te identifican con cierto pensamiento, una cierta filosofía. Hay muchos actores que también quieren seguir ese mismo pensamiento en la vida real, y eso es perfectamente aceptable.