Nuestra noción de la sociedad perfecta abarca a la familia como su centro y adorno, y este paraíso no es seguro hasta que aparecen los niños para animar y completar el cuadro.