Un verdadero maestro defiende a sus alumnos de sus propias influencias personales.