Lo que respeto en las personas más que nada es la ética del trabajo. Y Justin Timberlake lo tiene. Trabaja sin parar y sabe lo que hace.