Es parte de la naturaleza humana sentir curiosidad por las personas y más curiosidad por los jóvenes que por los ancianos. Queremos animar algo al mismo tiempo que queremos derribarlo. Eso es tan normal.