Me siento parte de la congregación. Nunca tuve que hacer música especial. Los niños cantan en el coro. Es simplemente normal. Nos tratan como a todos los demás.