Cada vez que alguien compra un gato o un perro a un criador o una tienda de mascotas, un gato en la calle o en un refugio de animales pierde la oportunidad de encontrar un buen hogar.