Me he vuelto como un rinoceronte, de piel gruesa, todos los chismes sobre mis numerosos asuntos ya no me molestan.