Podemos detener el ciclo de la falta de hogar de los animales y salvar vidas al abrir nuestros corazones y hogares a un gato o perro cariñoso de un refugio de animales en lugar de comprar animales de criadores o tiendas de mascotas.