Doy gracias al destino por haberme hecho pobre. La pobreza me enseñó el verdadero valor de los dones útiles para la vida.