Los devotos creyentes están salvaguardados en alto grado contra el riesgo de ciertas enfermedades neuróticas, su aceptación de la neurosis universal les ahorra la tarea de construir una neurosis personal.