Si te sientes como un forastero, tiendes a observar mucho más las cosas.