Mi experiencia de vida me ha enseñado que nada sucede por casualidad. Incluso la idea de la bola en un juego de ruleta: no es casualidad que termine en un lugar determinado. Son las fuerzas las que están en juego.