Viaja con la esperanza de que suceda algo inesperado. Tiene que ver con disfrutar de estar perdido y descubrirlo y la satisfacción. Siempre me decepciono un poco cuando sé demasiado bien a dónde voy, o cuando he vivido en un lugar durante tanto tiempo que no hay posibilidad de que me pierda.