No creo que Albert Einstein hubiera podido idear una ecuación para guiar al líder del mundo libre durante las realidades tremendamente tumultuosas posteriores al 11 de septiembre sin un mínimo de ayuda del partido de oposición y la gran mayoría de los medios impresos y electrónicos.