Argumentaré que los hombres fuertes, a la inversa, saben cuándo comprometerse y que todos los principios pueden comprometerse para servir a un principio mayor.