La persona promedio pone solo el 25% de su energía y habilidad en su trabajo. El mundo se quita el sombrero ante aquellos que ponen más del 50% de su capacidad, y se pone de cabeza por esas pocas y distantes almas que se dedican al 100%.