No se puede empujar a nadie por una escalera a menos que él mismo esté dispuesto a subir un poco.