La gente se mete en política porque quiere la afirmación y quiere el aplauso.