Si hay una bala de plata en la batalla para reconquistar Albany, es la reincorporación de nuestros ciudadanos. Este capital se ha convertido en una metáfora física del aislamiento y alienación de nuestro pueblo.