Mientras nuestro gobierno sea administrado por el bien del pueblo y sea regulado por su voluntad, mientras nos asegure los derechos de las personas y de la propiedad, la libertad de conciencia y de prensa, valdrá la pena defenderlo.