En el momento en que un gran inversionista no crea que un gobierno pagará su deuda cuando dice que lo hará, podría desarrollarse una crisis de confianza. Los inversores tienen poca paciencia para los años de buen gobierno (reestructuración fiscal políticamente cargada, austeridad y reprogramación de la deuda) que se necesitan para desactivar una crisis de deuda soberana.