Hay quienes en Wall Street y en la plutocracia sienten que Geithner es un héroe que sacó hábilmente al país de la ruina económica. Para muchos estadounidenses comunes, sin embargo, es considerado un títere de Wall Street y un sirviente de los llamados banqueros.