Hay una larga lista de investigaciones en psicología que demuestran que las apariencias importan más de lo que la mayoría de nosotros quisiéramos admitir. Por superficial que sea, en varios estudios se ha demostrado que las personas más atractivas tienen una mayor autoestima y más carisma, se las considera más dignas de confianza y son mejores negociadoras.