De hecho, no creo que jamás haga nada que se sienta tan divinamente caído en mi regazo como la apertura de ‘Wall-E’.