Creo que mi editor ha mostrado mucha fe en mí durante muchos años, pero no estoy preparado para ser tan arrogante como para decir que el valor literario a largo plazo de mi trabajo los compensaría por un fracaso financiero.