Los victimarios de los niños son los enemigos de cualquier supuesta sociedad.