Creo que cuando los actores huyen de su trabajo, ¡están un poco locos, de verdad!