En términos de animación, los animadores también son actores. Son actores fantásticos. Tienen que basarse en cómo se sienten emocionalmente con el ritmo de una escena en la que están trabajando. Trabajan en colaboración.