Interpretar a un personaje en un videojuego es diferente a otras actuaciones porque tu personaje no puede guiar a la audiencia de jugadores en una dirección.